¿Por qué desaparece gente de mi vida?

17.09.2019

Muchas veces he hablado sobre la responsabilidad personal que todos deberíamos tener en nuestras vidas.
En verdad  desde el momento en que me hago responsable de todo lo que ocurre en mi vida, dejo de ver a los demás como falsos culpables de lo que me ocurre y de las consecuencias que tienen en mi vida. Y con ello, de forma indirecta, recupero mi poder personal, ya que si algo ha ido no muy bien en un momento de mi vida, y he culpado y responsabilizado a otra persona de mi situación, le atribuyo a esa persona el poder de lo que me ocurre, y por tanto le atribuyo aportarme bienestar y/o felicidad. Sin embargo al responsabilizarme, indirectamente, también tengo el poder de mi propia felicidad y bienestar.

Hoy me gustaría hablar de algo que en un principio reconozco que me causaba un poco de desesperación hasta que entendí lo que hoy voy a explicar: 
Hay momentos en la vida en la que parece que todas las personas de tu vida desaparecen, de forma sorpresiva, las personas que antes te apoyaban desaparecen y parece que nunca han sabido de ti, o al menos, nunca más volverán a estar.

Para la gente que creemos en la auto-realización, pensamientos muy ligados a psicólogos como Carl Gustav Jung, Abraham Maslow,  Carl Rogers entre otros, estamos en una contínua evolución, cuyo fin principal es alcanzar nuestra "mejor versión" en esta vida:
Este es un proceso largo y duradero, pues conlleva asociado una forma de entender y vivir la vida, y es por ello que no todas las personas que lean este texto estarán de acuerdo conmigo en vivir a mi manera, y por consiguiente en entender mi forma de pensar ni de actuar.

Mi vida la baso en el autoconocimiento, en la capacidad personal a superar siempre los obstáculos que la vida me plantea, más allá de que puedan parecer pruebas tan grandes como la mayor de las montañas, las siento como cambios energéticos, ya que la ciencia, y en especial la física cuántica así nos lo expresa: "todo el universo es energía", y por lo tanto los cambios en mi evolución los entiendo como cambios en niveles vibratorios, en niveles de energía.

Y es desde este planteamiento que entiendo que la vida es como un continuo cambio de "cursos escolar" donde tenemos un@s compañer@s durante un tiempo, que es el tiempo en el cual uno de los dos cambie de estado de vibración, o lo que es lo mismo, que pase al siguiente curso.

Yo noto muy rápido cuando estoy cambiando de curso, ya que mi filosofía de vida es trabajar incansablemente en mi mismo, y con ello ir abriéndome a gente con cada vez mayor nivel vibratorio. Y aunque en un principio puede que esté triste por perder a algunas amistades reconozco que el aumentar mi vibración hace que lo mire desde la compasión y desde la esperanza de que algún día se darán cuenta que  todos podemos avanzar eligiendo patrones de conducta afines a la felicidad, sin guerras internas, sin intención de dominar a otros, sin dolor, sin desesperación, sin traumas, ...
El trabajo más difícil que tenemos en esta vida es el del autoconocimiento y por consiguiente el de la auto-realización. Y es un trabajo que implica verdadero deseo de mejorarse.

¿Apuestas por mejorar y tener nuev@s compañer@s de clase o viaje, o prefieres seguir en el mismo paradigma de vida? Elijas lo que elijas, reconócete como merecedor@ de tener la felicidad como bandera de vida.