Emociónate por conocerte

28.04.2019

¿Recuerdas algún momento especialmente feliz de tu niñez? Nuestro cerebro tiene una forma especial de "guardar" los acontecimientos que hemos vivido. Si hiciésemos un simil es como si tomásemos una foto acompañada con un sentimiento. Por eso he realizado una pregunta que te enfoca directamente a una emoción gratificante, una emoción que se quedó muy grabada en ti, porque en esa época de nuestras vidas, todos éramos como "esponjas" absorviendo cada acontecimiento como algo especial. 

Si nos focalizamos en el aprendizaje, ¿qué recuerdos tienes de la escuela, de la facultad, del lugar donde estudiaste?  
Si nos damos cuenta, en la forma en que nos han enseñado la motivación no era muy normal en las aulas, es más, solían ser sitios muy estrictos. Siempre había algún-a maestr@ que nos motivaba especialmente, por su forma de explicar, por su forma de dar las clases, o simplemente porque nuestas ganas de aprender esa materia nos hacía asistir a sus clases con una motivación extra. 
Personalmente recuerdo que el mejor profesor que yo nunca he tenido era curiosamente el que me enseñó las rutas metabólicas en la asignatura de bioquímica, y os puedo asegurar que era una de las partes más difíciles que he estudiado porque solo se podía memorizar, no quedaba otra. Pero la pasión de Félix (así se llamaba) era contagiosa. Él mantenía el nivel de intensidad dando clases desde su pasión por enseñar, y eso se transmitía a todos sus alumnos.

Cuando tengo que tomar uan referencia personal me acuerdo de Félix e intento enseñar las cosas desde mi pasión por transmitir  la #emoción  que aporta el #autoconocimiento. Cuanto más conozco de mi mismo, mejor se como adapatarme a vivir feliz en este mundo. 
Quizás haga falta recordar que cuando me he conocido he tenido que ver mi forma de interactuar con otras personas y con el medio ambiente, es decir, he empezado a comprender que muchas veces actuaba desde la inconsciencia, desde un papel de defensa ante la gente y ante las situaciones. Y cuando hablo de inconsciencia me refiero a que las circunstancias de mi vida me habían enseñado a actuar de una forma determinada en un momento concreto. Eso marcó una pauta de conducta importante que me "salvó" la vida en ese momento  (por ejemplo cuando era pequeño y mi padre me gritaba, a mi tierna edad nunca podría enfrentarme a él y aprendí a callarme. Sin embargo hoy puedo poner en duda su conducta sin temor a que me "hiera")

Desde que hacemos consciente nuestra forma de actuar y el motivo que la causa podemos elegir cambiar nuestra conducta. Creo sinceramente que aprender a reconocernos es realmente lo que aporta la posibilidad de mejorar y evocionar.
Desde ese aprendizaje personal reconozco la alegría que supone poder mirar ha mi pasado con una sonrisa, esa que me aporta el agradecimiento de haber encontrado a las personas adecuadas que me han ayudado en este proceso. ¡Gracias a todas esas personas!

Siempre enseño a mis clientes que deben emocionarse por conocerse, por mejorarse y así pueden ofrecer su mejor versión al mundo