El loco que vive en mi

31.10.2019

Quiero dar las gracias a la persona (perdón no pone su nombre, ni su foto y por lo tanto desconozco su género) que ha realizado el siguiente comentario a mi anuncio de Terapia Cuántica "Cuanto loco por Internet. Tanto hablar sin decir nada. Eso sí, la esperanza vende. Mucho charlatán que vende terapias mágicas." 

Es curioso que sin haber leído mi último artículo, en el cual yo mismo me llamaba loco por vivir desde mi hemisferio derecho coincidiese en el adjetivo calificativo. 

Está claro que a la sociedad "civilizada" le gusta encasillarnos, y a todo aquel que se sale un poco del redil le pone la etiqueta de loco. Pero realmente hay que dar las gracias a la gente que vive estos estados de locura no tan transitorios, aquellos que se atreven a vivir desde sus emociones, desde su SER interno, esos como los locos: Isaac Newton, Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Nicolás Copérnico, Marie Curie, Alfred Wegener, Thomas Südhof, Ignacio Semmelweis, Vincent van Gogh, Beethoven, y por supuesto, un hombre al que idolatro: el señor Albert Einstein: considerado peligroso debido a sus teorías 'procomunistas'. Pronunciaba discursos que en ese entonces eran consideradas locuras. Las ideas que tenía sobre la magnitud del universo, lo hacían parecer revolucionario, nada adecuado para el régimen alemán. 

Todo hombre que se sale de la norma tiene algo de loco y todo loco tiene algo de científico o de buscador, llámalo como desees. La búsqueda de nuevas respuestas, que en su camino desafíen lo establecido, es su consigna del día a día. 

Nos han permitido evolucionar, y gracias a sus descubrimientos muchas cosas que para los antiguos eran imposibles ahora son una realidad. 

Por todo ello, y por honrarme en ser considerado dentro  de ese gran grupo de gente que yo denomino buscadores: ¡¡¡GRACIAS!!!