EL TIEMPO, ESE GRAN REGALO QUE NO SABEMOS APRECIAR

20.03.2020

Es curioso como los humanos somos inconformistas y nos hemos alejado de la verdadera esencia que para mi es la vida.

En estos momentos donde nos instan a estar encerrados en nuestro hogar, en el que debería ser nuestro verdadero templo, al tercer día estamos que ya no podemos estar centrados en el aquí y en el ahora.

Y es que se nos ha olvidado VIVIR: ya no sabemos estar en armonía con nuestras familias, con aquellos que decimos que amamos, con aquellos que para mi son la verdadera fuerza de mi vida. 

Nos molesta estar con nuestros hij@s realizando sus tareas escolares, porque no es tan fácil como en un principio parecería.
Nos molesta que nuestra libertad sea cortada en muchos países y se nos impida salir de casa, cuando realmente es una medida oportuna para poder evitar un daño en nuestra salud personal y en la de nuestros seres queridos.
Nos molesta tener tiempo para nosotros, porque no estamos acostumbrados a dedicarnos a nuestro crecimiento personal interno, hemos llegado a un momento de la evolución donde solo sabemos vivir hacia afuera y aparentar.
Nos molesta escuchar nuestros sentimientos, porque realmente no estamos a gusto en nuestras vidas y ahora no tenemos excusas para salir corriendo de la realidad ....

Ahora mismo se nos ofrece verdaderamente, y en muchos casos por obligación, un período de abundancia, abundancia de tiempo, y por desgracia no somos capaces de pararnos a sentir la gran bendición que ésto supone.
Hay cosas que tienen un período de caducidad, y no me refiero a alimentos, sino a nuestras vidas. Nosotros pensamos realmente que viviremos para siempre y planificamos todo, sobre todo las vacaciones, con mucho adelanto. Pero si nos fijamos el tiempo que podemos dedicarnos a nosotros mismos no es abundante.

Estuve 3 meses en la India en un retiro espiritual, y mucha gente hizo mención a la suerte que tenía. Ahora muchas de esas personas que me dijeron que me envidiaban tienen obligatoriamente esa posibilidad, porque en un retiro espiritual te encierras en ti mism@ para poder descubrirte y casi siempre poder encontrarte. Y ahora, la vida me brinda un nuevo retiro en mi templo, en mi casa, en mi hogar, o simplemente en un hotel de un país diferente al mío.
Siento que la vida nos da un regalo, y que como simples robots que nos hemos desconectado de nuestra esencia humana, no sabemos apreciar.
¡No es ninguna crítica, porque yo también pasé esa etapa en mi vida y entiendo a todas las personas que están ahí! Solo puedo decir que ahora soy feliz y antes no.
Soy feliz de poder sentarme a ver cómo mis acciones están marcadas por un comportamiento de dolor que una acción me marcó en un momento de mi vida, y que al hacerlo consciente, puedo abrirme a actuar de una forma diferencial y más sana conmigo mismo.
Soy feliz de poder vivir el momento sin preocuparme por lo que debo hacer en 2 días. Se lo que debo de hacer, .... seguir con mi trabajo personal de introspección y amar el tiempo que estoy con personas que de verdad y de forma recíproca valoramos nuestra presencia en armonía en nuestras vidas.

Y es que el tiempo que ahora no aprovechemos, ese nunca volverá. Y como ya mencioné, creo que es una verdadera bendición este tiempo que se nos ofrece.

Para terminar una sencilla pregunta: ¿cuándo el ser humano se encuentra centrado en el aquí y en el ahora? Siempre que está realizando alguna acción cuyo sentimiento es afín al alma (amor, felicidad, alegría, paz, ....). Aprovechemos nuestro día, este que se nos regala, para poder centrarnos en todas las acciones que nos hagan sentir bien durante el máximo tiempo posible. Así pasarás viviendo tu tiempo en el aquí y en el ahora: ¡vivirás! Y no sobrevivirás.