El valor del #perdón

20.01.2019

Vivir implica interaccionar con otros seres vivos. Y, claro está, en algunas ocasiones esas interacciones conllevan #conflictos. Cuando existe un conflicto o una discusión hay dos posturas enfrentadas dentro del tema principal de ese asunto.Hoy no hablaré de los papeles de víctima y agresor, ni siquiera del papel de juez y jurado (estos temas los dejaremos para otra ocasión); hoy solo deseo enfocarme en el sentimiento de perdón.Perdonar es una acción mucho más profunda de lo que podamos pensar en primera instancia. #Perdonar implica #renunciar a una #lucha #interna. Cuando perdonas dejas de sentirte herido y víctima, dejas de querer revancha o castigo, apartas de ti la rabia y permites un reconocimiento y aceptación de algo que te hace daño para permitirte pasar a la siguiente fase, una que te otorgue un sentimiento de #paz, de #calma respecto a ese evento. Y es que el opuesto a algo que nos ha hecho daño nos es amarlo, no. Realmente consiste en eliminar todo sentimiento negativo, o si deseas verlo así, dar paso a una indiferencia, entendiendo como indiferencia aquella acción que no produce ningún tipo de sentimiento.Si deseas #vivir en #paz es imprescindible abandonar todo tipo de lucha interna, sea del tipo que sea. Y es que muchas veces no somos conscientes del daño que nos estamos haciendo al no perdonar.

www.javiersantosfernandez.com  


Responabilidad


Y tú ¿qué quieres ser de mayor? 

12.01.2019 


En ese momento permitimos que los niños dejen volar su imaginación, y que la pasión dirija su posible futuro.
Es curioso como la pasión es un sentimiento con tanto poder: poder para ver más allá de la realidad, poder para disfrutar, poder para sobrellevar duros percances como si fuese un juego.
Sin embargo, a veces, cuando vamos creciendo vamos perdiendo el entusiasmo y es cuando nuestra vida realmente da un giro drástico que nos lleva a una desconexión muy grande con la faceta de la vida que nos hace felices. Y no me refiero a que no maduremos. Lo que digo es que el acto de comenzar a trabajar y sobre todo la paternidad nos hace muchas veces olvidarnos de nosotr@s mism@s.
Muchos de mis clientes con el mero hecho de reconducirles en la idea de que tienen que ser un poco "egoistas", es decir, pensar que si yo no estoy a gusto en mi vida nunca podré dar mi mejor versión a los demás, son capaces de reconectarse. Pueden salir a pasear, a cenar con amigas, ir a Pilates, a correr, a nadar, ... ¡Lo que sea!. La cuestión es hacer algo que nos de placer, y nos conecte con la felicidad.
Y es que nadie nos dijo que no debemos autoinmolarnos por los que amamos. Debemos autoamarnos más y más para poder ofrecer nuestra mejora versión a todos y cada uno de esos seres.