Las #creencias

24.01.2019

Toda nuestra vida gira alrededor de nuestras creencias. Estas nos sirven para marcar un rasero a partir del cual mediremos tanto los acontecimientos que vivimos como al resto de las personas.

Estos parámetros vienen marcados principalmente por nuestra historia, por los hechos que hemos vivido y por nuestro adoctrinamiento, es decir, aquellas cosas que se nos han enseñado y/o hemos estudiado y hemos tomado como verdades, totales o parciales.

Si alguien nos pregunta si creemos que la tierra gira alrededor de su eje, de entrada todos diremos que si. ¿Pero lo hemos visto y/o constatado? No. 

De la misma manera tenemos otras muchas creencias en las que nos apoyamos. Y quizás, en algunos casos sería bueno entender que nadie somos poseedores de la razón absoluta. Si nos abrimos a la posibilidad de realizar un cambio mental tan sencillo como el permitirnos observar otros patrones de conducta para una determinada situación, quizás podremos encontrar un enfoque diferente y diferencial.

Pero para que ese cambio de creencia y consecuentemente de conducta tenga un efecto duradero se debe realizar desde el sentimiento de aceptación. 

Siempre que deseemos un cambio en nosotros mismos (es a la única persona que podemos cambiar) miremos que tipo de sentimiento predomina en nuestras creencias. Ahí está la clave para la evolución