Las crisis personales son una bendición

25.08.2019

La verdad es que leyendo el título alguna persona puede tomarme por loco, pero si lo pensamos bien, es la mayor bendición que podemos tener.

Mientras todo en la vida va bien, nos acomodamos en nuestra zona de confort, sin tener necesidad de salir de ahí. Sin embargo cuando sufrimos lo que denominamos "una mala racha" donde parece que todo va de mal en peor, es ahí cuando podemos cambiar nuestro enfoque personal y salir de una zona en la que de alguna la vida nos está diciendo: "¡venga, es hora de evolucionar, tú puedes!

Y si, yo no digo que no lo pasemos mal en determinados momentos de la vida, ¡yo se muy bien lo que es eso!, pero si hay algo que he aprendido es que 7 veces caído, 8 levantado. La vida está para vivirla de la mejor manera posible dentro de nuestras circunstancias, pero lo que veo todos los días como terapeuta es que la gente se ha quedado estancada en un evento específico traumático y no sabe avanzar, y más allá del dolor que trajo esa circunstancia está el hecho de entrar en un bucle sin salida en el cual el victimismo personal es la idea en torno al que gira la vida. 

¿A quién no le ha pasado alguna desgracia: perdida de trabajo, de algún familiar y/o amigo, pérdidas de algo que apreciaba? 

Lo que no podemos pretender es que  las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mayor de las bendiciones porque cuando de verdad estamos desesperados nace lo mejor de nosotros mismos. La creatividad nace de la angustia. Quien supera su crisis personal, saliendo de su zona de confort, se supera a si mismo sin quedar superado.

Si atribuímos a las circunstancias o a otras personas nuestros fracasos y penurias, les otorgamos nuestro poder, violentamos nuestro talento y respetamos más a los problemas que a nuestra propia capacidad de encontrar soluciones. El verdadero problema es que no queremos asumir la dirección de nuestras vidas, y eso si es penoso.

Sin crisis no hay autosuperación, no hay capacidad de plantar la semilla de la diligencia, del autoconocimiento, porque solo tú te marcas los verdaderos límites en tu existencia. 
Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

https://youtu.be/Lh7ysEou07E