Renacer

26.10.2019

Se dice que se atrae lo que se es, y en mi caso como profesor y terapeuta atraigo a gente que se implica en su cambio personal. Porque si hay una cosa que tengo muy clara es que "nadie puede realizar mi trabajo personal".

He visto a muchas personas que vienen con la esperanza de que tenga una varita mágica y les resuelva la vida, pero sin querer implicarse y sin querer cambiar nada por su parte. Y esa es la verdadera causa de su #fracaso #personal, el depositar en manos de otra persona su vida.

Cuando depositamos nuestras esperanzas, nuestro destino en otra persona, también depositamos nuestro poder en ella, con lo que seguramente acabemos frustrados y sin alcanzar nada más que decepción. Y creo que es fácil de entender, solo pensemos en cuántas veces nos hemos implicado al 100% en que otra persona, ajena a nuestro entorno, consiga un proyecto. Si lo hemos hecho ¿hemos recibido algún tipo de compensación por nuestro #trabajo (monetaria o de otro tipo)? 

Y es que la palabra clave es trabajo. Todo cambio implica un gasto de tiempo, de energía, implica un aprendizaje, etc. Y es en estas situaciones, cuando te enfrentas a tus miedos, a tus dificultades, a tus bloqueos, cuando puedes y debes cambiar algo en tu vida. Ese cambio implica directamente que ya no eres la misma persona, quizás en valores o simplemente en habilidades, pero ello conlleva un progreso y una evolución.

Solo cuando nos estancamos en un momento de la vida, dejamos la posibilidad de mejorar en el olvido.

Personalmente actúo desde la motivación de superarme cada día, y es desde ahí que la gente que desea el cambio siente que puedo acompañarle.

En mi presente estoy preparando un viaje, el viaje de mi renacimiento, donde, por fin, he acabado de romper todas las barreras personales que me ataban a un profundo dolor personal. 

Mi viaje es a la India, a un ashram, y estoy seguro que cuando regrese ya nunca seré el mismo, porque solo cuando te reconoces y te aceptas sin falsas barreras de protección es cuando de verdad puedes entender que nunca más debes de otorgar tu poder a otra persona.

En todo final hay un caos, en todo comienzo hay un caos. Pero por mi experiencia personal, solo cuando todo está en perfecto orden y equilibrio, no se debe cambiar. En el resto de las situaciones, siempre es importante aspirar a seguir mejorando, pero siempre, desde el autoconocimiento personal para abandonar la lucha interna y recuperar el poder.