Todo puede ser superado

26.04.2019

La mayor parte de los días que escribo un artículo es porque he leído algo que me motiva. Las ideas en ese momento llegan solas a mi mente y son ideas para acompañar a otras personas para que tengan esperanza, que sepan que SIEMPRE se puede mejorar la situación actual.
Hoy leía el email de una de las personas con las que he estudiado Gary Craig. Él tiene una forma muy especial de recopilar cartas de personas de todo el mundo donde le escriben agradeciendole el punto de anclaje que su técnica nos ha aportado a muchos para tomar las riendas de nuestras vidas.
Hoy escribía una mujer de Estados Unidos llamada Jenny Cooper.
Joshua, el hijo de Jenny, tiene 11 años y una rara enfermedad para la cual la medicina no tienen solución acorto plazo ROHHAD (Rapid Obesity Hypothalamus Hypoventilation Autonomic Dysregulation = Obesidad de inicio rápido con disfunción hipotalámica, hipoventilación y desregulación autónoma). Lo conmomedor de esta historia, es que Jenny acudió por su hijo, pero la primera persona que recibió ayuda fue ella. Ella como madre preocupada, se había olvidado de ella misma y se volcó en su hijo. Cuando en una sola sesión ha comenzado a ver resultados en ella y en su hijo, es cuando una sensación de esperanza ha empezado a brotar en ella. Ha escrito 15 folios donde detalla lo maravilloso que es vivir con su hijo y la suerte que tiene de tener ese maravilloso niño. 
Y es que la emoción de ver a su hijo hacer cosas que hacía mucho que no realizaba es el motor para poder seguir adelante.
No deseo que nadie tenga un problema como Jeshua. Solo quiero recordar que la MOTIVACIÓN es el punto de partida.
Todos somos libres de elegir la emoción que predomine en nosotros para poder anclarnos desde allí hacia una nueva etapa.